"La paz viene de adentro, no la busques afuera"

Hola, me llamo Claudia, y hoy quiero compartir contigo un pedacito de mi historia y decirte que me siento una mujer muy afortunada y feliz. Sin embargo, esto no fue siempre así, pasé por una etapa que podríamos llamar ‘infierno emocional’, pero gracias a ello pude reconstruirme y ser la mujer que ahora soy.

Todo comenzó cuando decidí ser madre…

Antes de nacer  mi hija Leia y en sus primeros años de vida, me dedique a leer libros y artículos sobre educación infantil; tenía claro que haría lo necesario para educar a una niña feliz. Sin embargo, por más que leía, me daba cuenta de que había una parte de mí que no controlaba, principalmente la reactividad.

Me costaba mantener la calma en momentos en los que la niña me ponía a prueba; algo que me frustraba y me hacía sentir culpable. Me di cuenta, que salían los patrones de conducta utilizados por mis padres. Que a pesar de haber mejorado con todo lo aprendido de forma autodidacta, había una parte de mí que iba sola.

Crecí en un entorno familiar inestable y aunque mis padres lo hicieron lo mejor que sabían, la falta de herramientas hicieron que mis hermanos y yo, viviéramos una infancia basada en el miedo y el autoritarismo.

‘Mi infancia salía a la luz y se expresaba en la educación de mi hija’.

A raíz de ello fue cuando…

  • Decidí hacer un cambio importante en mi porque mi hija y yo, nos merecíamos comunicarnos con amor.
  • Decidí que no me perdería su infancia, que el estrés y las dificultades, no tomarían las riendas de mi vida.

Fue así cómo decidí retomar lo que siempre me había apasionado, la mente humana, dejando atrás los estudios en Gestión Comercial y Marketing. Confirmé mi gran pasión y me forme como Coach y en  PNL, Programación Neurolingüística. Sin embargo, no fue suficiente para sentirme plena y feliz. Sentía que había algo que faltaba y que era necesario para armonizar la relación con mi familia, con mi entorno y sobre todo conmigo misma.

IMG_20210203_115024

Me di cuenta que no era feliz, y ¿Cómo podía educar a una niña feliz, si yo no lo era?

Esta reflexión fue acompañada de grandes decisiones que marcaron un antes y un después en mi vida…

Decidí separarme del padre de mi hija, dejar el trabajo, cambiar hábitos sociales y rutinarios que sentía ya no estaban en armonía con lo que yo realmente quería ser. Descubriendo así el infierno emocional: miedo, incertidumbre, dudas, etc.

Me tome un tiempo para reflexionar sobre todo lo que había aprendido y sobre quien era realmente. ‘Algo loco para una mujer recién separada, que le gustaba tener el control de su vida y de sus finanzas’.

Emprendí un viaje de autoconocimiento personal realizando formaciones en Bioenergética, meditación, y yoga; Descubriendo así, la importancia de la espiritualidad en los procesos de transformación. 

Estos aprendizajes fueron el complemento perfecto para a encontrar la tranquilidad y la felicidad de la que hoy disfruto.

relajación 2

Después de esta reinvención personal, decidí emprender haciendo lo que siempre me había apasionado:

Acompañar a otras personas a encontrar herramientas que le ayuden a relacionarse con equilibrio y amor en todas las áreas de su vida.

¡Seres humanos perfectos no existen, pero sí los que quieren mejorar para encontrar la felicidad que todos merecemos!

¿Y tú, eres de los que quieren mejorar?

ME HAS LEÍDO EN...

PUBLICACIONES SOBRE DESARROLLO PERSONAL

DIFERENTES MODALIDADES PARA VERNOS

Online

Flexibilidad horaria Videollamada por :Zoom, Skype, whatsApp

Presencial

Carrer de Montaner 45, 3º 1ª, 08011 Barcelona (L’Espai Viu)

Aire Libre

Zona Forum

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Agenda tu cita